EL ORGULLO

Todo lo publicado en esta revista esta sujeto  la ley de propiedad intelectual de España” Ley 21/2014 de 4 de noviembre, por la que se modifica el texto refundido de La ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto  Legislativo 1/1996 del doce de abril, y la ley 1/2000, de siete de enero de Enjuiciamiento Civil” todos los derechos están reservados Luna Sol Internacional está registrada ante la propiedad intelectual de España y el copyright de Estados Unidos

 

 ESTE MES LO DEDICAMOS AL ORGULLO

EL ORGULLO

“Si no se modera el orgullo, él será nuestro mayor castigo”

                                                                                              Dante Alighieri

Carlos Benítez Villodres

Málaga (España) 

Etimológicamente, el vocablo “orgullo”, denominado también endiosamiento, presunción, soberbia…, procede del término catalán “orgull” y de la palabra francesa “orgueil”. Su antónimo es la palabra “humildad”.

Dicha ya la raíz de donde proviene la palabra “orgullo”, podemos manifestar que, si el orgullo ennegrece la conciencia de una persona, éste se convierte en un tirano que nos daña física, psíquica y espiritualmente, alejándonos de la fraternidad y de la belleza, de la igualdad y de la libertad… Por consiguiente, es el orgullo el que nos hace combatir ferozmente contra nosotros mismos. “El orgullo, refiere Sófocles, lleva consigo un castigo, la necedad”. 

            El orgullo es arrogancia, vanidad, petulancia, engreimiento…, aunque no siempre tiene connotaciones negativas. El orgullo también nos indica que la persona orgullosa tiene sentimientos nobles y virtuosos, es decir, lo contrario al orgullo “negativo”. Por consiguiente, la persona que posee el “positivo” es modesta, recatada, capaz de ensalzar… A veces decimos: “Me siento sumamente orgulloso de mi hijo”, “Me da mucho orgullo que te encuentres felizmente en tu trabajo”, “Estoy orgulloso del libro que escribí”, “Estoy orgulloso de cómo jugaste en el campeonato de ajedrez”, “Antonio, el centrocampista del equipo, no estaba jugando bien, pero, cuando decidió sacar su orgullo, su actuación hasta el final fue genial”. Del mismo modo, cuántas y cuántas veces hemos escuchado decir: “La nueva Casa de la Cultura es el orgullo de este pueblo” o “Esta ciudad se siente orgullosa de sus hijos predilectos o adoptivos”. Tras lo expuesto, es evidente que el orgullo “positivo” se vincula al respeto y a la valoración que cualquier ser humano tiene de su propia persona o de un ser querido.

            Las manifestaciones del orgullo “negativo”, además de las ya referidas, son:  altivez, rebeldía, autoritarismo, envidia, crítica, malhumor, enfado, desprecio…  

            El orgulloso nunca dice. “Estaba equivocado, lo siento”. En el Antiguo Testamento leemos “Confesarán (los orgullosos) sus iniquidades y las de sus padres por las prevaricaciones con que contra mí prevaricaron, y que por habérseme ellos opuesto a mí me opuse yo a ellos y los eché a tierra de enemigos. Humillarán su corazón incircunciso y reconocerán sus iniquidades (Levítico 26: 40-41). Asimismo, una persona orgullosa es débil y necesita exculparse a sí misma y, además, quiere tener siempre la última palabra.

            El orgullo, fuente de las discusiones, de las contiendas de las desuniones, hace que no olvidemos una ofensa, la humidad la deja pasar. “La cordura del hombre detiene su cólera y es honroso disimular una ofensa” (Proverbios 19:11). El ser humano orgulloso es supersensible a sus propias heridas, pero sumamente insensible a las de los peregrinos que con él caminan. “A través del orgullo, escribe Carl Jung, nos engañamos a nosotros mismos”. De este engaño nace la rebelión, el desafío, la venganza…, y el orgulloso piensa que no necesita a nadie, que todo lo puede hacer solo a su manera, y no admite que una persona le diga lo que debe hacer o lo contradiga. Por ello, es una persona complicada y conflictiva y de una dureza mental absoluta con aquellos individuos de su entorno con los que no puede ni quiere llevarse bien. Él cree que la labor que realiza la hace mejor que los demás, pero no sabe afrontar las situaciones adversas de la vida. Siempre busca y actúa para sus propios intereses, nunca para ayudar a los demás a conseguir e incrementar los de ellos.

            El orgullo, que es lo opuesto al amor y, por lo tanto, genera odio, hace que la persona que lo tiene se crea infalible, por lo que no admite que ella cometa errores. El orgulloso puede destruir matrimonios, amistades, familias, y no es consciente que él sufre más que aquellas personas a las que le causó dolor, además tiene pavor a las críticas que puedan hacerle y nunca lograrán tener paz interior ni amor fraterno, ya que para él lo verdaderamente importante es que la sociedad lo considere un vencedor total ante una acción cualquiera, tanto positiva como negativa, que la realice para satisfacer su ego. Una vez que con su imagen impresiona a las demás personas, el orgulloso necesita mantenerla constantemente para sentirse bien ante él y ante la sociedad. Además, la persona orgullosa cree a pie juntillas que se las sabe todas, que nadie puede enseñarle algo. Ella es autosuficiente, sabia. Volvemos a leer, al respecto, las Sagradas Escrituras: “¿Has visto a uno que se cree sabio? Más puede esperar del necio que de él” (Proverbios 26:12).

El individuo orgulloso lucha denodadamente para que el mundo más y menos cercano a él cumpla sus deseos y expectativas. Por consiguiente, dicho sujeto sólo sabe de derechos nunca de obligaciones, lo que hace que sea una persona manipuladora, ya que desea ser adorada, quiere que se le rinda culto a su persona porque, inconscientemente, se creen que son dioses. Al fin y al cabo, estas personas dan pena porque no saben vivir. Ellas mismas se arruinan la vida y también destrozan la de otros seres humanos.

En fin, dejemos a las personas orgullosas y leamos otra aplicación del término “orgullo”. Dicho vocablo se le asignó, a finales del siglo pasado, al colectivo gay. Fue en el año 1977 cuando, en Barcelona, se celebró la primera manifestación de lesbianas, gays, transexuales y bisexuales. Al año siguiente, 1978, se llevó a cabo esta concentración en Madrid, y desde entonces, excepto en 1980, se celebra la Fiesta del Orgullo Gay en muchas ciudades de España (Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Bilbao, Ibiza Mallorca…) y de otros países del mundo (San Francisco, Berlín, Sao Paulo, Ámsterdam, París, Londres, Sídney, Dublín…). Este año dicha Fiesta comenzará en Madrid el día 28 de junio, ya que este día fue elegido como Día Internacional del Orgullo LGBT, y finalizará el 2 de julio. Está previsto que acudan a la misma entre 2,5 a 3 millones de personas.

LOS “ORGULLOS” DEL ORGULLO

Orgullo Nacional

      Ondeo con el río que discurre como víbora de plata conformada por miles y miles de serpientes refulgentes, amenazando tragarse todo lo q encuentren a su paso. Pero hay sobrevivientes… el gomero con sus vísceras al viento, gorriones audaces que sobrevuelan sobre nuestras cabezas, los obreros que colocan el deck, los que salieron de franco y se comieron dos regios lomitos con papas fritas, con una cerveza helada, la abuela sentada a mi lado escuchando a Luca Prodan y Fredy Mercury, la moza q nos atiende y sus risas de jóvenes libres de preconceptos, orgullos vanos y estigmas que separan. Hoy es su día de fiesta y  tenemos la bendición de compartirlo con ellos… Salud hermanas y hermanos, por ustedes, por su capacidad de asombro que parece no terminar jamás e inacabable cualidad de aguante, y por la posibilidad que me brinda la vida de vibrar por lo que experimento día a día. Para ustedes jóvenes de mi pueblo!!! Hasta la Victoria siempre!!!

Orgullo del origen

     Hace rato pasé por la casa de esa esquina. Siempre que paso por allí le comento al que me acompaña: aquí nací yo… y me mira sorprendido! Sí, en aquel entonces, algunas mujeres parían en sus casas o en la de sus madres, y mi vieja nos parió a mi hermano y a mí en la casa de la nona! Cuando paso por allí la traigo a mi madre a esta realidad. La casa siempre está cerrada, pero hoy la ventana de esa habitación estaba abierta y las cortinas corridas! “Mira, mamá, han abierto la ventana para que entre el sol, que justamente hoy amaneció paliducho… feliz día de parición, mamá! Te conmemoro a ti y lo festejo yo!!!” Y ambas reímos sonoramente hasta llorar! Como muchos de los días en que nos encontramos ambas para hablar de amor… de esas pequeñas menudencias de esta vida, en esta realidad! Hasta luego, mamá…

Orgulloso, sangrante corazón

     Es un duro arte el de abrirse al otro y mostrar la pulpa…sangriento corazón! Oscuro, mísero, pequeño, pusilánime, tembloroso, mezquino, doliente corazón. Y otras tantas, vehemente, apasionado, rebelde, orgulloso, empecinado, atrevido, audaz, temerario corazón. Y a veces trémulo, tierno, dulce, sincero, amable, confiado, ingenuo corazón. Menudo corazón de muchas caras en el intento de ser uno!

Contrariando  al orgullo

     Desde aquí, no hay nada que amenace a mi mundo. Parada frente a la ventana de mi casa, observo el patio. Ya está clarito y el cielo límpido; escucho el “cri-cri” de un grillito empecinado, los trinos de los pájaros del vecindario, los autos acelerados rumbo a sus destinos, el bullicio de la vida. Desde aquí, no hay temores, ni rencores, ni ambición, ni orgullo… Solo la sensación inmensa, profunda de desear quedarme así por infinito tiempo… La pareja de horneritos aún no ha comenzado su faena, en unos días más terminarán de construir su nido, que intuitivamente han erigido en la columna de la luz frente a casa. Se protegerán del invierno en su “hornerito”, para remontar sus vuelos cuando pasen los fríos… Desde aquí, no se sienten los miedos, no hay amenaza, sólo un suspiro! Comenzó la mañana…

Sin falso orgullo

     Mantener la casa limpia cuesta trabajo; trabajo, esfuerzo, constancia y conciencia, lo mismo que con el cuerpo y con la mente! Hay que luchar todo el tiempo con el polvo que entra por las hendijas y los intersticios, los insectos, las hojas, los residuos, los contaminantes. Los alimentos, las bebidas, las sustancias, los medicamentos y hasta el agua! Los pensamientos oscuros, la codicia, la lujuria, la envidia, el egoísmo, la ira, la gula, la mentira, el miedo, el fanatismo, la negatividad, el falso orgullo! El resultado positivo por añadidura, sólo se da después de mucho trabajo personal… Y aun así no es suficiente…! Casa, cuerpo, mente limpios y un corazón impecable e implacable! Quién dijo que limpiar era fácil  ?!

Zarzamora
Adriana I Morán
                                                                                  

 

POEMAS SOBRE EL ORGULLO

AMOROSO ORGULLO

Siempre para mi ser será un orgullo
que tu presencia tan amable y bella,
ilumine mi vida como estrella
y me brinde las notas de su arrullo.

Hoy te quiero expresar que siempre intuyo
amor entre los dos, linda doncella
y te lo estoy dejando como huella
en tu vida amorosa, por ser tuyo.

Juntos en esa ruta del destino,
vamos a disfrutar de algo divino
como premio que brinda la pasión.

Será dichoso nuestro amor genuino
nacido de los dos con mucho tino
porque así lo ha ordenado el corazón. 

Hildebrando Rodríguez
C. I. V-651.103
Mérida-Venezuela. 29 de junio del 2017

RESABIOS DE ORGULLO 
Teresita Morán Valcheff

      Lo que dices de cualquier cosa
sin hesitar ni un solo instante
es un signo de libertad.
Lo que guardas
lo que callas en el silencio de tu alma
esa palabra que se asoma a tus labios

que vibra en tu mirada
y en el leve agitar de tus pestañas
en el temblor imperceptible de tus manos
la que nunca me dijiste
ni me dices ahora
porque un ala de temor
con resabios de orgullo
cancela los sonidos
del pecho  prisioneros
esa palabra que adivino

Amor
será otro signo de libertad
si hoy la pronuncias.

    
UN ABSURDO

De todas las aristas  de mi temperamento,
El orgullo es el peor y aquel al que más temo,
porque abre la compuerta de mi resentimiento,
y enturbia la existencia de lo bueno que tengo.-

Me sorprendo escrutando los defectos ajenos,
con desparpajo absurdo, sin evaluar el tiempo,
que llevo con los míos, eludiendo el esfuerzo,
de intentar admitirlos, para después vencerlos.-

-¡Hay miserias peores!…orgullosa sostengo,
me engaño y me consuelo mirándome al espejo,
y allí para seguir igual…hallo el pretexto.-

Pero soy yo quién…¡necio!, mi alegría postergo,
y la paz del espíritu, inconsciente, desdeño,
                                                               al  continuar negando que soy mi prisionero.                                                           

Yamida

ORGULLO

En  largo horizonte malva
paso a paso el tiempo  escribe 
historias de senderos nuevos.
La noche imperturbable duerme,
las palabras se ahogan
soterrando el silencio.

La puerta se cerró con fuerza.
Llevo conmigo
tan sólo esta luna
brotada entre cerros
queriendo ser faro.

El silencio se oculta
en su fondo sombrío.
El orgullo gana
y la esperanza  huye.

La calle me mira fría,
agotada  la fuente
de las cuencas  salinas.

Atrapada, anochecida,
sin saber cómo escapar
de este laberinto.

Vestida de dolor,
débil late mi alma
como un tigre que agoniza
en  solitario orgullo.

Nilda del C.Guiñazú

BRUMA ETÉREA 

Extasiada en la falda purpúrea del crepúsculo,
y absorbida por la bruma etérea del poniente
cubrí el infinito con la única mirada
que profana la soberbia de la voz ausente.

La empedernida llanura del ocaso
pudo dibujar en la noche mi tristeza
y cuajó en torrentes mis lágrimas raudas
en el despiadado manto del silencio.

Gimió la brisa desvelada y encendida
de la noche recién parida entre tinieblas
escuché su llanto en festones circulares
anunciando  lo que duele y abre heridas.

Cruel orgullo que anegó tanta dicha
y dispersó las ansias aún en el desvelo
dejando en el perfume de la última rosa
un hálito de esperanza convertida en verso.

  Carmen G. Lucero de Palma

Textos de Miembros del Círculo Literario Letras del Andén.
Villa Mercedes, San Luis, R. Argentina

ORGULLO
Marga Mangione
20 de junio de 2017

Es dulce y grande mi orgullo 
cuando contemplo a mis nietos,
que en su constante barullo
vuelven mis días inquietos.

Ellos, sangre de mis venas
dan a mi vida sentido,
a su lado ya no hay penas
todo es bello y colorido.

Del más grande a la pequeña
son como un sueño dorado,
la emoción de mí se adueña
cuando los tengo a mi lado.

Quiera Dios que muchos años
pueda tenerlos conmigo,
para gozar cumpleaños
y brindarles paz y abrigo.

Cuando me dan un abrazo
mi corazón anhelante,
regresa hacia aquel regazo
de maternidad distante.

Por eso soy tan dichosa
cuando los tengo en mi casa,
pues su presencia amorosa
a mi muerte la retrasa.

El amor que hacia ellos siento
es el más puro y sublime,
tenerlos cada momento,
del pasado me redime.

Son el precioso regalo
del presente venturoso,
y un magnífico intervalo,
al futuro misterioso.

TROVAS

El orgullo mal nacido
destruye a la humanidad,
es mejor ser bendecido
al derramar humildad.

Cristina Olivera Chávez/ México

Con el orgullo se oculta
el dolor del corazón.
Es la postura que insulta
al buen juicio y la razón

Olinda Rosa Harache (Argentina)  

El orgullo ave viajera
que muchas veces confunde
como cosa pasajera
el olvido siempre lo hunde

Hilda Augusta Schiavoni(Argentina)

Orgullo por mi trabajo,
por mi casa, mi familia.
Es el fruto que desgajo.
El árbol de mi vigilia.

María Rosa Rzzepka

 

3 comentarios en “EL ORGULLO

  1. Mi gratitud es constante para los que con amor y consecuente trabajo publican nuestros textos en esta gran Revista LunaSol. que es leída por tantas personas en el mundo. Me siento hermanada con todos y cada uno. Gracias nuevamente

  2. He recorrido la revista y me ha gustado mucho. Yo soy escritor y quisiera saber si hay alguna manera de adherir publicando mis trabajo en ella.
    Atte.

Deja un comentario