CRÓNICAS ARTÍCULOS Y ENSAYOS EN ESPAÑOL

Todo lo publicado en esta revista esta sujeto  la ley de propiedad intelectual de España” Ley 21/2014 de 4 de noviembre, por la que se modifica el texto refundido de La ley de Propiedad Intelectual, aprobado por Real Decreto  Legislativo 1/1996 del doce de abril, y la ley 1/2000, de siete de enero de Enjuiciamiento Civil” todos los derechos están reservados .Luna Sol Internacional está registrada ante la propiedad intelectual de España y el copyright de Estados Unidos

 

DIÁLOGOS CON BORGES

Por ANTONIO CAMACHO GÓMEZ

   Hablar con este “monstruo sagrado” de la literatura argentina que es Jorge Luis Borges, resultó aquella vez una experiencia interesante. Y si se logra una auténtica  comunicación, una cálida corriente simpática en que se llega al intercambio amical de datos personales, entonces esa experiencia se torna sorpresa placentera porque nos permite apreciar que el escritor más famoso del país tiene una dimensión humana poco frecuente entre sus pares: la cordialidad espontánea y sencilla para el otro, que, para el autor de “El hombre de la esquina rosada”, no es infierno que pretende Jean-Paul Sartre.

   Naturalmente no todo lo que se haya conversado con este Borges casi ciego, aferrado a su imprescindible bastón, cargado de años y de fama, y, más de una vez engañado por el sectarismo en esa inocencia que justo proclama como condición capital y necesaria al hombre –quizá una forma de destierro para el “homo homini lupus” de Plutarco y Hobbes- tiene parigual interés, aunque nada es prescindible, incluyendo su preferencia española por Córdoba y Granada con respecto a Sevilla, o la aclaración del nombre de Andalucía, en su origen “Vandalucía”, denominación que dieron los vándalos, lo que permite apreciar el gran interés del escritor por lo oriental y lo germánico. Dos viejos amores que, en el primer caso, explicara diciendo “que todos sentimos el influjo del Oriente, a pesar de la dificultad para definir esa palabra”, y que había dos libros esenciales para él: la Biblia y Las Mil y una noches, y que en el segundo caso testifica su interés por los poetas alemanes y su conocimiento del idioma germano, lo que le permitió el primer contacto con el seductor Walt Whitman, aunque confiese, “a riesgo de pecar de pasatista”, que el poeta que prefiere de todas las épocas y latitudes es el pastoril Virgilio.

   Aunque no tiene empacho en reiterar que no gusta de su propia obra, tampoco tiene óbice en enfatizar su desagrado por la obra de Poe y Baudelaire, poetas que, según él se han mostrado ególatras, sólo preocupados por sí mismos, de mensaje negativo porque perjudican al lector, el que sufre siempre la influencia de su autor preferido.

   Indudablemente esta aclaración borgiana revela su posición eminentemente ética de la literatura y en la vida, coincidiendo en este aspecto con Thornton Wilder, para el que la posibilidad de salvación del mundo estriba en la imposición moral. Puede que esa misma preocupación ética –insiste siempre en el escritor espontáneo, sencillo e inocente- lo haya movido y esto nos lo confesó su flamante esposa, al estudio actual del hebreo -también está aprendiendo el islandés, lo que revela de permanente inquietud de conocimiento- para leer los textos bíblicos en su propia fuente.

   Resulta en otro aspecto llamativo el vuelco de Borges hacia una literatura sin hermetismos, sin complejidades ni laberintos, en los que cayó tiempo atrás y los que, según afirma, ha abandonado definitivamente. Esa es la razón de su posición contraria a las experiencias de Robbe-Grillet y sus acólitos, y en el consejo –aunque dice no ser amigo de darlos-, al escritor incipiente, en el sentido de que escriba con claridad y sin oscuridades petulantes. Y tal vez explique su preferencia por Proust con respecto a Faulkner, “un escritor que se perdió en su propio laberinto”.

   Borges, el Borges poeta nos ha dado algunas claves para su comprensión. El otro, el que detestaba hablar de política, el que abominaba del peronismo y del rosismo y declaraba ser conservador porque equidistaba tanto del comunismo cuanto del fascismo, sólo puede interesar a los que por no pensar como ellos en materia política no pierden la ocasión para desmerecerlo. Porque, a fin de cuentas, y como el propio Borges puntualizó, las opiniones de los hombres pueden cambiar, y así las suyas: pero que lo valedero, lo que perdurará “si tiene algún valor” es el contenido de sus libros. Y por ellos debemos juzgarlo y recordarlo.

Santa Fe (Argentina) – T.a. Junio 2017.-

 

AMIGOS DE ANTAÑO, SIN SABERLO.

Mi amiga y camarada llamada Soledad es tan especial, tan traviesa y tan… cabrona, que ese domingo 18 (Día del Padre para el mundo capitalista), estando tomados de la mano mientras escuchábamos la voz y el piano de Bola de Nieve, al darle mi agradecimiento por todos los momentos de felicidad que desde hace tiempo me ha brindado, y preguntarle a la vez por qué se tardó tanto en darme sus deleites, rápido me respondió: ¡Por amargado… y por terco!

-Yo quise siempre demostrarte mi lado amable, mi faceta atractiva, es decir, mi lado bueno; pero eras un amargado, rebelde e intransigente. Durante muchos años, pero sobre todo de 1961 a 1964, no hacías otra cosa que insultar a mi madre y lanzarme maldiciones. No me dabas la oportunidad de demostrarte que me eras simpático, que quería ser tu amiga y ¿por qué no? Hasta tu amante y amada. Muchos años invertí en querer que reflexionaras y te dieras cuenta de mis buenas intenciones hacia ti.

-Bueno, tienes razón; pero ahora te quiero mucho, como nunca imaginé que pudiera llegar a quererte.

-Ahora es diferente; has despertado y me has demostrado que en verdad me amas. Por esta razón, he decidido presentarte hoy al amigo que realmente fue factor decisivo para que te sacudieras lo testarudo y aquella actitud amarga al juzgar a tu medio circundante; para que dejaras de ver solamente el lado negativo de las cosas, personas o  acontecimientos sociales; para que abandonaras esa estrategia, comodina hasta cierto punto, de estar contra todo, contra todos y a favor de nada ni de nadie.

¿Y dónde veremos  a ese amigo tuyo?  ¿Qué sabe él de mí?

-Te lo presentaré ahora mismo. ¡Alter, ven a la sala por favor!

Casi no percibí sus rasgos cuando se acercó; mas bien era una sombra cuyas formas no alcanzaba yo a distinguir pero sentía su presencia y escuchaba su voz grave, apacible y clara. Al tenerlo tan cerca me dijo Soledad: Este es el amigo a quien debes la tranquilidad de tu consciencia y la felicidad que envuelve a tu alma. En realidad yo no he sido mas que una intermediaria para que ustedes se encontraran frente a frente; porque de conocerse, se conocen de hace mucho tiempo. Alter: este es el despistado trovador, el necio ese que aún sigue creyendo en eso de la democracia y en la buena fe de las personas. Como tu bien sabes, está empeñado en seguir caminando por esas veredas difíciles y peligrosas del hombre libre y sincero.

-Mucho gusto… Me llamo Jaime Sol…

-¡Ah pero si que eres despistado! Te conozco mejor que todas las amistades que has hecho a través de tu vida. Mi nombre es Alterego y he vivido siempre ligado a ti. Somos miles de millones de hermanos que tenemos como morada el cerebro de cada ser humano habitante de este planeta, aunque la mayoría de esos seres viven y se mueren sin descubrir nuestra presencia en su interior; hablando de ti, he vivido siempre en tu cerebro y hemos dialogado miles de veces, gracias a nuestra amiga Soledad.

-¿Hemos dialogado muchas veces?

-Claro, sobre todo del 2009 a esta fecha; a partir de ese año, después de andar extraviado mucho tiempo de tu camino, te dio por dialogar mas con tu otro yo, haciendo balances y reflexiones acerca de tu vida pasada y de tus planes futuros. Pues bien, ese tu “otro yo”, ese que los estudiosos llaman ALTER EGO, ese mero soy yo. Soy al único que no puedes engañar aunque te lo propongas; soy el único que sé todo de ti; soy el que se entera con anticipación de las intenciones que llevas en cada uno de tus actos cotidianos. Gracias a Soledad –con quien finalmente viniste a establecer un bonito amasiato-  tu y yo fuimos estrechando nuestra relación, que ahora funciona de maravilla. Me caes bien porque me hablas “a calzón quitado”, como dicen en México, sin tratar de disfrazar tus actos y, en repetidas ocasiones, aceptando tu culpa en los errores que cometes; me agrada que nunca andas buscando culpables, ni tratando de justificar tus desaciertos, como lo hace la mayoría. Creo, en fin, que hemos logrado un buen acoplamiento.

-Pues si que lo hemos logrado, y eso me ha redituado vivir con tranquilidad porque tu y yo estamos bien coordinados. Aunque a veces me has hecho una que otra travesura, pero finalmente concluyo en que lo haces para que conserve mi paz interior. Ejemplo de esto fue la ocasión en que decidí ya no dar mas de tres dádivas económicas a las manos que imploran una limosna y no lo he cumplido; o aquella en que decidí dejar de opinar a favor de un pueblo masoquista y comodino como el mexicano, y sigo haciéndolo; o la vez que decidí endurecer mi corazón para ya no creer en la buena fe de las personas y sigo siendo blando; bueno, hasta el dia en que determiné dejar de ser honrado y mírame que necio soy. Sobrarían ejemplos de esas “contras” que me has jugado pero ahí la dejamos, porque finalmente caigo en la duda si tu me hiciste esas “contras”, o te las hice yo.

Pero por hoy, añejo e invisible amigo, me da un gusto muy especial que Soledad y tu me acompañen como ha sido ya costumbre, pero ahora  como amigos plenamente identificados. Déjenme ponerles música guerrerense instrumental, servir tres copas de vino riojano y decir ¡salud! por este formidable rencuentro, aunque sé que estoy condenado a beberme las tres… ¡UFF, qué sacrificio!

Jaime O. Solís Robledo
Ciudad de México, julio 4 de 2017.     

 

LA AMISTAD Y LA VIDA
La amistad es uno de los mas bellos sentimientos humanos; es una relación afectiva que se puede establecer entre dos o más individuos, y que contiene valores como la lealtad, la solidaridad, la incondicionalidad, el amor, la sinceridad, el compromiso, entre otros, y que se cultiva con la voluntad de priorizar el sentimiento sobre los aspectos materiales de la vida, y también  con el trato asiduo y el interés recíproco a lo largo del tiempo.
El aspecto interno de la amistad es la firme convicción de sostener a despecho de cualquier circunstancia el sentimiento en relación a la persona amiga, y se exterioriza con el trato constante y los recíprocos intereses, ideales, proyectos y esperanzas.
Los que tenemos varias décadas encima, hemos vivido un aspecto externo de la amistad hoy poco frecuente, que era la comunicación personal a traves de encuentros presumiblemente banales, que se repetían constantemente y por medio de los cuales uno cargaba su espíritu de sentimientos y emociones maravillosas.
El encuentro en el café, compartir un aperitivo, encontrarse en un lugar, sea el club, el barrio, la plaza o cualquier sitio que fuera conveniente era motivo de largas veladas de conversación, cuentos, cuitas, deseos, alegrías y dolores que se compartían mutuamente.
Había un tiempo y un lugar, un día en un sitio elegido que se dedicaba a fomentar y expresar la amistad.
El compartir daba alegría, mejoraba la vida de cada uno, y lo preparaba y predisponía para hacer cosas mayores.
La vida transcurre, los caminos a veces se cruzan y a veces se separan, los ideales de la juventud muchas veces son trocados por ideologías y prioridades que no eran las comunes al inicio de la amistad.
También el ritmo febril de la existencia, acota y separa a los amigos, que ya no cuentan con tiempo ni con oportunidad para expresarla.
En ese devenir de la vida, como en todas las circunstancias de su existencia, el hombre elige.
A veces con tiempo y oportunidad para elegir, y otras sin tiempo ni oportunidad, ya sea porque debió trasladarse a otro lugar, o porque las prioridades de la vida lo han alejado del sendero de sus amistades.
Aunque es un esfuerzo mayor, la distancia no es óbice para el trato asiduo entre los amigos, ya que existen innumerables medios de comunicación que pueden ser usados para dicho fin.
Si el costo del esfuerzo es excesivo, y hasta desgastante, es posible que la asiduidad sea menor, y poco a poco insensiblemente se pierda.
Dependerá en última instancia del valor interior que cada uno le brinde a la amistad y del interés que tenga por conservarla.
Por otra parte, la evolución como en todos los órdenes de la vida, a veces confirma y ratifica la unión y otras veces la dispersa.
Hay momentos en que los caminos se abren de tal manera, que ya no hay forma de reconocerse, como si toda la vida estuvieran en las antípodas.
Si bien la amistad se cimienta con los intereses y los ideales comunes, no por eso debe entenderse que no tener los mismos intereses o ideales pueda ser motivo del fin de la amistad.
¿Que se debe priorizar, aquello que entendemos va a señalar nuestro camino, o un camino alternativo común que permita el acceso de los amigos que no comulguen con nuestras ideas?
Quizás tendríamos que pensar que la amistad está más allá de estas cuestiones, y que no importa quien tenga razón, sino que el fuego del sentimiento amistoso siga vivo entre los amigos a pesar de las diferencias y de la distancia.
¿No será un costo demasiado elevado, perder un amigo por el afán de sostener a ultranza convicciones, que no tienen porque perderse, pero que no queremos cotejarlas con otras que posee nuestro amigo?
Es preferible perder una amistad, por no poder convencer al otro de nuestras razones, y de lo que creemos sea nuestra verdad, o es preferible compartir la amistad en la diferencia de opiniones e ideales.
La amistad es un sentimiento maravilloso, un amigo es un don muy valioso, y una gracia que nos fue otorgada para que la vida sea llevadera, feliz y nos haga cada día mejor.

Elías D. Galati

CAMPANARIO UN DIA INESPERADO

Amaneció con una lluvia intensa, una neblina que me impedía ver la autopista que, me llevaría a la Ciudad de México, en medio de la lentitud al manejar por el camino.  Empece a recordar esos maravilloso dias en la finca campanario, ubicada en Antioquia-Colombia, pueblo de Cáceres, entre grandes pastizales y grandes terrenos la bardean dos ríos; el caudaloso Cauca de grandes extensiones, de color arena que en realidad nadie sale vivo.

Antes para llegar a la finca campanario tomamos una lancha grande para veinte personas, esta la mando hacer Papa. Un día aparecieron unos ladrones y la tomaron en silencio absoluto una noche de la luna llena.

Apenas voy en Tres Marías, la mitad del camino entre Cuernavaca y la Ciudad de México, la lluvia, la neblina y este frío que cala los huesos me llevo a mi recuerdo de tantos días maravillosos, así fue que vino a mi mente el viaje que hizo Papa con Orlando y Sofía su hermana adorada, que parecían gemelos sin serlo, en gustos costumbres y físicamente. Sofia en  los 25 años que papa tuvo la finca ella lo acompaño. Era la felicidad de esa finca, por que la contagiada de su alegría, gustaba de hacer bromas y tenia un espíritu incansable. Para llegar a la finca, nos tardamos cinco o seis horas, entre las paradas a tomar cafecito, buñuelos y pan de queso, a medida que bajábamos al río Cauca, osea, a orillas de Cáceres se antojaban las cervezas.

Para esas fechas ya había carreteras para llegar a la finca, esta era estrecha, pero Papa tenia la destreza para manejar su carro (susuki), una camionetica en donde todo cabía, trabajaba con ACPM, un combustible que parecíamos al lado de una chimenea, llegamos como con veinte aguardientes y ennegrecidos pero todo era divertido. Nuestro susto era ver tanta guerrilla, paramilitares, el ejército y la FARC pero como conocían a Papa por ir tantas veces a la finca, era mucho mas tranquilo.

Empezamos a tomar la vereda, la tierra amarillo del color del oro, porque estas tierras eran auríferas y de vez en cuando con la batea sacábamos pepitas de oro. Las veredas estaban mojadas por las lluvias, sin embargo, Papa manejaba con una destreza como los carritos chocones de las ferias, pero debido al piso mojado, el carro y las llantas quedaron atascadas en el lodo. Eran las seis de la tarde, entre orlando Papa y Sofría haciendo todo su esfuerzo no lograron sacar el carro. Papa le decía a Sofía que se fuera hacia la finca y pasara la garrucha; (la garrucha es una canasta de aluminio donde caben cinco personas para pasar de lado a lado del río). Sofia no quería dejar a Papa y le dijo: Mario yo no te dejo solo, porque esta oscureciendo, tanto le insistió Papa pero ella no quiso, como a las siete de la noche sacaron el carro del lodazal, ya llegaron anocheciendo subieron despensa a la garrucha, Papa y Sofía subieron en ella, de pronto se rompieron los cables después de tantísimos años y cayeron al rió Corrales un tanto crecido; Sofia cayo con su sombrero, sus botas, lentes y el poncho (sarape) fue rió abajo sin saber nadar.

Papá traía su sombrero, el carriel que usan los antioqueños o paisas para guardar todos sus implementos: navaja, revolver, tabaco, anzuelos, el peine, el encendedor, etcétera.  En el momento en el que se oyeron gritos por el desplome de la garrucha salio un trabajador y gabrielito de su casa. El trabajador se tiro al rió a rescatar a Papa le costó mucho sacarlo por el peso que traía, pero gracias a Dios lo salvo. Papa estaba desesperado y llorando, fue una noche espantosa, se busco a Sofía toda la noche, por medio de lamparas, le avisamos a sus hijos y personas allegadas y llegaron a las siete de la mañana se tardaron en buscarla y la encontraron por fin, pegada de una rama engarrotada y muerta por hipotermia, nunca había visto a Papa llorar tanto como el me contó, Él es muy fuerte pero ese día se derrumbo su fortaleza por completo, su tristeza por la perdida lo llevaron a decidir vender la finca, el quiere que un poco de sus cenizas se queden en campanario, para quedar junto a su hermana, lo mismo harán con mis cenizas. Los días mas increíbles de mi vida los pase en esta finca eran un paraíso terrenal.
María Eugénia Montoya Díaz
COLOMBIA

La poesía actual y el DADAÍSMO
 María Sánchez Fernández 

Hace pocos días, a través de una correspondencia virtual con un gran amigo mío, también Poeta del Mundo, cubano y residente en España, mantuvimos una interesante conversación  en la que disertamos muy amplia y ricamente sobre la poesía actual y la forma de expresión del poeta en nuestros días ( él llama a la forma de escribir sus versos “coloquial, informal, un recogimiento en retazos de la vida cotidiana” ). Todo esto nos condujo sin remedio a un tema muy interesante:
El DADAÍSMO; es decir, “ la oposición a la razón”.
Allá, a principios del siglo XX, un grupo de jóvenes poetas parisinos, encabezados por el rumano Tristán Tzara, se hallaban reunidos en un café en agradable tertulia y entre bromas y ambiente desenfadado surgió como una explosión volcánica un nuevo movimiento cultural que se caracterizó por borrar todos los cánones y convencionalismos ya establecidos en el arte y en la literatura en general provocando unas técnicas de rebeldía y aniquilación de la belleza. Su cometido era la destrucción de la lógica.
Pues bien. DADA ¿Que significa DADA?
Pues DA-DA son las primeras sílabas que pronuncia un niño cuando quiere empezar a hablar. Él intenta con este balbuceo expresar un sentimiento, quiere hacerse entender con un lenguaje incipiente que es imposible descifrar. Nadie lo entiende… DA-DA…
De ahí , de esas dos inocentes sílabas nació el concepto de DADAISMO.
El DADAÍSMO fue un fenómeno con una fuerza extraordinaria que se extendió rápidamente en todos los campos de las artes. Si empezó en un ambiente literario, como en broma, pronto caló e influenció en la música, la pintura, la escultura, la literatura, el teatro, la poesía y hasta en la forma de hablar de las gentes.
He leído que el CUBISMO y el DADAÍSMO confluyen en un mismo punto. ¡Cuantos maravillosos artistas del pincel plasman sus temas en estas formas de expresión. Son coloristas, imaginativos ¡pero tan difíciles de entender cuando pintan una imagen, una naturaleza muerta, una puesta de sol…! Dicen con fuerza expresiva DA-DA, pero ¿todo el mundo los comprende?
Dicen que le IMPRESIONISMO pudiera ser un antecesor o precursor del DADAÍSMO, algo con lo que no estoy de acuerdo. Si el DADAÍSMO expresa el inconformismo en todos los campos socio – culturales; son los “anti todo”, en la pintura, el IMPRESIONISMO  es la renovación de la belleza en una brillante imaginación llena de luz y colorido dándole a las formas un halo un tanto especial aunque nunca salido de la más hermosa realidad.
En la música el DADAÍSMO hizo mella. Destacados compositores de principios del siglo XX basaron sus obras en temas llenos de disonancias y estridencias que no llegan ni calan en todas las personas. Son difíciles de asimilar; crispan los nervios. Todos mis respetos para ellos porque son grandes de la música, pero la música, estoy convencida que es para elevar la conciencia a un estado de paz.

Poseo una biblioteca bastante nutrida en la que tengo obras de varios autores universalmente conocidos de aquella época de principios de siglo XX y que están inmersos en el más puro DADAÍSMO. Los he leído más de una vez, pero cuando termino el libro caigo en una gran depresión. Son muy particulares en su forma de escribir por tener una imaginación extremadamente excéntrica y enfermiza que me inducen a pensar en mundos irreales que me llevan a una especie de desaliento que hace que el ánimo se me venga por los suelos.
Y en la Poesía. ¡Ay en la poesía! Hay mucho DADAÍSMO en la poesía actual.

El poeta escribe, quiere elevarse y darle forma al verso, pero lo destruye con un vocabulario que está fuera de los cánones poéticos. Con esto no quiero decir que no se exprese libremente, que la poesía es pura y bellísima cuando es libre. El verso rimado y medido es algo maravilloso por cierto, así nos lo enseñaron los clásicos, y la expresión poética, lo que se llama “poesía”, es otro “algo” muy distinto. Tan loables son el uno como el otro pero el poeta debería intentar llevar siempre un mensaje de belleza en sus palabras escritas. Escribir un poema no es poner un texto cualquiera, que apenas dice nada, en una serie de palabras superpuestas en forma de versos, tiene que llevar un mensaje que diga “poesía”.

Ahí está el fenómeno del DADAÍSMO que a través de un siglo sigue vigente en nuestros días.

María Sánchez Fernández
Presidente en España

Organización Mundial Trovadores
Úbeda, 1 de Febrero de 2011

 

 

 

 

 

 

5 comentarios en “CRÓNICAS ARTÍCULOS Y ENSAYOS EN ESPAÑOL

  1. ” DIÁLOGOS CON BORGES”
    En el libro de oro de la sabiduría, de READER’S DIGEST
    Leí una máxima de Jorge Luis Borges que dice así;
    A los setenta y seis años recuperé parte de mi vista y
    volví a contemplar el rostro de una hermosa amiga de mi juventud. Comprendí que eran preferibles las tinieblas.

    Quedé impactada y enseguida escribí un soneto en apoyo
    a esa hermosa mujer amiga de Borges.
    El título de mi soneto se llama ” El espejo”
    Muchas gracias Señor Camacho por su interesante crónica.

    Cristina Olivera Chávez

  2. ” AMIGOS DE ANTAÑO SIN SABERLO”

    Profesor Solis antes que nada deseo felicitarlo por su
    ingenio.
    Este relato ha sido refrescante, y original.
    Es un gran placer poder leer lo que está fuera de serie.
    Acapara la atención del lector desde el comienzo.
    Felicidades es para mi un gran placer tenerlo como amigo.

    Cristina Olivera Chávez

  3. ” LA AMISTAD Y LA VIDA”

    Estimado Elías:
    He tenido el placer de leer tus crónicas, ya que siempre
    encuentro en ellas gran sabiduría.
    Y hoy en esta crónica me he puesto a meditar, ya que yo no olvido a los que fueron amigos, pero por los gajes de la vida, dejé de verlos por mucho tiempo. Y en el reencuentro me di cuenta que yo nunca los olvidé, y hasta recordaba anécdotas o pasajes de nuestra vida cuando fuimos amigos. Pero muy a mi pesar ellos si me olvidaron.
    No sé si porque la memoria les está fallando. O porque solo fui en sus vidas una persona más.
    Por eso al recordar la amistad en tu crónica, rodaron por mi rostro lágrimas de dolor al recordar al amigo que nunca me olvidó y que a pesar de la distancia y el tiempo
    al ir a buscarlo me abrazó y se puso a llorar.
    Desgraciadamente la vida de él fue corta, y ya ha fallecido.
    Pero tengo la esperanza de volver a verlo en corto tiempo
    y ya nunca volvernos a separar.

    Cristina Olivera Chávez

  4. ” CAMPANARIO UN DÍA INESPERADO”

    Por supuesto que nunca vas a olvidar ese día, los momentos más felices y los momentos más difíciles tristes
    jamás se olvidan.
    En tu relato yo me metí y sentí desesperación, emociones,
    y ternura. Es precioso saber que existen hermanos inseparables y que se quieran tanto. Por eso sentí una pena muy grande por esa terrible desgracia que les ocurrió ese fatídico día.

    Muchas gracias Verónica por compartir tus recuerdos.
    ( Sabes , antes llamaban a Cuernavaca Morelos La Ciudad de la eterna primavera)
    Cristina Olivera Chávez

  5. El dadaismo trascendió la vanguardia ” artística”
    Esta pretensión revolucionaria hace que el dadaismo suela ser conocido como anti-arte .
    La ausencia de reglas fijas y convencionales que promueven los dadaistas me ponen nerviosa ya que para mi el orden, la organización y reglamentación son primordiales. Me gusta mucho lo clásico porque lleva mucho trabajo, arte, belleza, orden, disciplina etc.
    Pienso que el dadaismo, vanguardismo e impresionismo.
    Se fueron de pinta para no hacer su tarea como Dios manda.

    Muchas gracias María por tu crónica tan bien elaborada.
    Cristina Olivera Chávez

Deja un comentario